John Locke, el liberalismo y la participación civil

Aunque tomaré como base el Segundo tratado sobre gobierno de John Locke como fuente principal para el siguiente ensayo, quiero describir de manera general el pensamiento con respecto al absolutismo, a la sociedad y al gobierno en John Locke. Así mismo por medio de su obra hacer notar el valor de la misma como una fundamentación cuasi universal sobre los principios que deben regir la convivencia social, la política y el ejercicio del poder, la participación social y la importancia de la razón como rectora del bien común.

Si bien dichos conceptos en sí mismos son complejos y profundos, el trabajo de John Locke no es un trabajo terminado, y no porqué propiamente no esté terminado, sino porque dichas nociones se pueden únicamente construir a través del tiempo, de la madurez de la sociedad en su conjunto, de la eficiencia y honestidad de los actores políticos y del ejercicio responsable y participativo de todos los miembros de la comunidad.

En el siglo XVII y XVIII hablar de gobiernos absolutistas era común entre las personas y de hecho aceptarlos y vivir dentro de ellos también era una práctica común. Lo que no era común era denunciarlo, enumerar todos los sinsentidos que dicha acumulación de poder implica y proponer un sistema igualitario basado en la razón como rectora de la convivencia y la justicia.
Todo gobierno existente es únicamente producto de la fuerza o de la violencia[1]Antes de continuar explicando la cita anterior hay dos conceptos que quisiera definir en mis propios términos para poder entender mejor la interpretación que presento en este ensayo y son:
  • ·         Estado de naturaleza, y
  • ·         Estado de guerra

Por estado natural podemos entender al hombre antes de estar inserto en cualquier tipo de sociedad, es un estado ideal e hipotético que sirve para ilustrar y colocar en algún momento al hombre previo al hombre dentro de la sociedad.

Por estado de guerra al momento en que nada impide a los hombres actuar de manera impune los unos sobre los otros limitados únicamente por su propia necesidad y fuerza.

En un estado natural, Locke entiende que todos estamos en un estado de guerra puesto que todos los hombres actuarán de la forma que mejor convenga a sus intereses y necesidades.

Con base en lo anterior, Locke afirma que los seres humanos deben valerse del intelecto precisamente para sobrepasar dicho estado de naturaleza, y dado que somos seres que tendemos más a asociarnos que a segregarnos basándose en la propia experiencia del desarrollo de las sociedades, propone un acuerdo tácito al menos en principio, basado en la razón y en el mutuo derecho de satisfacer las necesidades de cada individuo.

¿Cómo voy a poder aspirar a ver satisfecho mi deseo si yo mismo no me cuido de satisfacer ese mismo deseo que sienten indiscutiblemente los demás hombres, que, por ser de indentica naturaleza, tienen que sentirse tan dolidos como yo de que se les ofrezca algo que repugne a ese deseo?… me impone el deber natural de consagrarles a ellos plenamente el mismo efecto.[2]

Esto implica un trabajo de todos los miembros de una sociedad en la construcción de una institución de poder que sea a la vez el motor encargado de garantizar derechos y protección a todos los miembros de una comunidad.

Locke afirma que mientras el poder se concentre en una sola persona o un grupo reducido de personas provoca en la mayoría de los casos, sino es que en todos los casos, la injusticia y el ejercicio del poder sin argumentos razonables, anteponiendo ante todo los intereses de quienes detentan el poder. Lo anterior por el hecho de que la concentración del poder conduce a vicios y excesos, injusticias y violencia.
Así mismo Locke propone que si el estado no provee garantías y actúa con corrupción se está en un estado de guerra. Los hombres juegan con parcialidad y anteponen sus propios intereses. Ahora bien, yo desearía que quienes hacer esta objeción, tengan presente que los monarcas absolutos son únicamente hombres.[3]Y no olvidemos que los monarcas son sólo hombres.

Frente a lo anterior podemos observar claramente dos cosas:
  • ·         La decadencia e injusticia de un sistema absolutista
  • ·         La importancia de la participación en el ejercicio del poder

Lo primero como hemos mencionado anteriormente, por las injusticias que se pueden derivar de la concentración del poder en una sola persona que invariablemente tiende a juzgar las cosas sin poder poner de lado sus intereses propios y deseos.

En segundo término y probablemente no tan evidente como lo anterior, destaca en el pensamiento de Locke, la importancia de la participación del individuo en el ejercicio del poder. Esto porque gracias a que las personas ejercen el poder que tienen para exigir reparación, para denunciar la injusticia, para dar dirección a las cuestiones que lo atañen dentro de un estado, como la propiedad, el trabajo, la protección de las garantías por mencionar algunos ejemplos obliga a que se involucre, esté al pendiente y vele por los derechos propios en primera instancia pero que necesariamente derivará en velar por los derechos de todos.

Hablar de igualdad implica hablar de trabajo conjunto y de una búsqueda de igualar al menos en principio las relaciones entre personas, esto requiere un esfuerzo, un acuerdo, un debate y una serie de elementos que requieren un compromiso social y un trabajo colectivo que derive en una legislación justa y compartida por todos los miembros de una comunidad.

El  liberalismo entonces no es un  proyecto terminado precisamente por lo anterior, porque teóricamente basta con hablar de una repartición del poder, los derechos y las obligaciones de manera que todos tengan la oportunidad de satisfacer sus necesidades y al mismo tiempo se sientan seguros dentro de una convivencia segura y sana, al menos socialmente hablando. Sin embargo la aplicación de dicho liberalismo político implica la participación, el trabajo y el esfuerzo de todos en su conjunto. Mientras la sociedad civil se mantenga apática y a la espera de que el gobierno dictamine por sí solo condiciones legislativas más equitativas y que beneficien a la mayoría, es probable que la transformación del aparato de gobierno nunca se modifique.

Obviamente Locke, quien considera que la razón debería ser la herramienta con la cual se configure un sistema de poder, describe de manera razonable dicho proceso y parece ser bastante factible y además necesario. Sin cuestionar lo necesario de dicho proceso si me pregunto si en algún momento la sociedad ha tenido el grado de profundidad para involucrarse a tal grado que sea capaz de ser motor de dichas transformaciones.

Supongo que en cada momento la sociedad civil ha levantado la voz y también el gobierno, amparado en toda una maquinaria moderna de instituciones, ha sabido dar respuesta, o por lo menos ha sabido acallar el llamado de dicha sociedad civil.

Finalmente todo el discurso que plantea John Locke en su Segundo Tratado sobre el gobierno, que no sólo describe lo anterior, sino muchos otros aspectos importantes sobre los elementos que conforman un estado y su gobierno, queda este llamado a la liberación y al empoderamiento de los individuos pero no por medios violentos ni revolucionarios, en términos de una acción reaccionaria e incendiaria, sino en términos de consciencia ciudadana, de responsabilidad social, del desarrollo de una voluntad conjunta que no le de pereza construirse a sí misma un gobierno con las condiciones que deben favorecer a todos. Es un llamado a la consciencia y a la acción ciudadana por medio de la participación.

Soy yo el único juez dentro de mi propia conciencia, porque soy yo quien habrá de responder en el gran día al Juez Supremo de todos los hombres.[4]


[1] Segundo Tratado sobre Gobierno, Capitulo I pag. 45
[2] Segundo Tratado sobre Gobierno, Capitulo II Del Estado Natural pag. 48
[3] Segundo Tratado sobre Gobierno, Capítulo III Del Estado de Guerra pag. 52
[4] Segundo Tratado sobre Gobierno, Capítulo III Del Estado de Guerra, pag. 58

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s