El hombre y la sociedad implícita en las meditaciones metafísicas de Descartes, ¿Nacimiento o consolidación de una visión individualista?, Ensayo.

Quiero comenzar con un análisis sobre la cultura individualista extraída de los principios cristianos que regía en la época en que Descartes comienza a desarrollar sus reflexiones personales y explicar porqué no considero que haya surgido una revelación a raíz del pensamiento cartesiano, que si bien ensalzó y dio un impacto decisivo al pensamiento individualista e intelectual en general de la época, más bien Descartes ya era uno de esos hombres que habían nacido en una tierra que resultaba fértil para que en los hombres germinara el individualismo, como a la semilla y a la tierra, siendo el hombre esa semilla que no puede evitar florecer al caer en esa tierra fértil, fértil para un pensamiento individualista.

A diferencia del pensamiento grecorromano antiguo, el cristianismo desde sus inicios universalizó la posibilidad de alcanzar la gloria eterna, al menos en el cielo. Así mismo condena al hombre a la soledad de enfrentar por sí mismo la responsabilidad de afrontar su destino, alcanzar su propia salvación. Él por sí solo. Obviamente lo anterior no por medio de la introspección y la reflexión personal, como hace Descartes, sino por medio de la absoluta fe en Dios y la divina providencia.

Aunque el cristianismo pretendió convertirse en una institución rectora y proveedora de todo lo que necesita una sociedad, es una realidad que no tuvo los recursos, probablemente por los recursos tecnológicos de la época, para abarcar correctamente todas las áreas de la vida de los hombres, y el hombre se dio cuenta al paso de los siglos, que el único que podría salvar la vida y sustento propio y de sus familias, era por el mismo, por medio de preservar a toda costa el espacio vital, el alimento, y demás necesidades esenciales aún pasando por encima de otros seres humanos. Cuando una institución no tiene los recursos para poder controlar y proveer a todos los miembros de una comunidad o de un estado y además no les permite proveerse las condiciones necesarias para que las personas puedan por sí mismas allegarse los servicios que el mismo sistema de organización institucional no puede proveer, desaparece la posibilidad de una sociedad sustentable y se cierra la brecha para que la sociedad misma y los individuos puedan seguir desarrollándose.

Esto sucedió así en la época en que Descartes escribía sus meditaciones. Y por mucho tiempo atrás los hombres aprendieron a valerse por sí mismos en una forma salvaje y agresiva si llegase a ser necesario. Por lo tanto no sólo era una sociedad agresiva y egoísta sino que el yugo de una institución tan moralmente castrante como la iglesia católica, los individuos fueron cosechando dentro de sí mismos ese eterno conflicto en el poder impuesto y sus propios pensamientos, sin que necesariamente mucha gente hiciera algo por cambiarlo.

Dada la concepción católica del cuerpo, es claro que Descartes prefiera abundar en cuestiones metafísica, pero no tanto como el dice: “Porqué entender el alma es más fácil que entender el cuerpo” sino precisamente por esa falta de libertad sobre el cuerpo mismo. El hombre tenía esta eterna ambivalencia por las condiciones corpóreas de los seres humanos y no sabe bien ubicar hasta qué punto el cuerpo es parte esencial del individuo y hasta qué punto este ya no le permite continuar con el desarrollo del pensamiento abstracto. Así como el cuerpo, la sensibilidad en general se encuentra cercada por una delgada barrera que convierte prácticamente cualquier experiencia sensible en algo que podría derivar en una experiencia pecaminosa. En una época donde la máxima autoridad política y económica, pero además rectora de la moral y de las buenas costumbres, las personas estaban condenadas a sonreír y a asentir ante todas las proposiciones de la iglesia. Esto sin que por esa razón, las personas dejaran de hacer las cosas que consideran placenteras aún por encima, o por debajo de la vista de la autoridad moral, a escondidas, entre voces. Necesariamente lo anterior implica algo que podemos leer claramente en Descartes y eso es una doble moral sobre el comportamiento pero principalmente sobre la existencia de Dios.

Quiero abundar en el hecho que, en términos de Descartes, La existencia de Dios, y la meditación sobre la justificación de su existencia, no son más que apartados indispensables en términos editoriales para garantizar la publicación de su obra, más no un genuino deseo por esclarecer dicha cuestión.

Por eso puedo pensar en una sociedad y en un hombre en conflicto consigo mismo, atrapado en un yugo que no le permite expresarse libremente, y que aún en el pensamiento pueden ser copados y condenados por la misma iglesia.

Esta doble moral, con la que este filosofo tiene que convivir invariablemente, lo condena a reflejar dicha necesidad de expresión, de crítica y de duda, sin embargo tiene que tener el tacto y la inteligencia literaria para hacer que su texto contenga los elementos necesarios para que a simple vista no se note el mensaje subversivo y toda la serie de implicaciones que dichas meditaciones conllevarían.

Sirviendo lo anterior como introducción a la concepción de un periodo de tiempo y un tipo de pensamiento definido, a continuación describiré al hombre y la sociedad implícita en las meditaciones cartesianas:

Existen 3 rasgos fundamentales en la sociedad y el hombre de esta época y son:

1. Falta de certezas jurídicas y desconfianza generalizada en los otros individuos.
2. Una doble moral sobre lo que debería hacerse y lo que se hace en realidad.
3. Una necesidad de rompimiento con las instituciones establecidas.

Dudar proviene del hecho de no confiar en algo. Por lo tanto se cuestiona con la intención de desenmascarar algo que es distinto a como se muestra en la realidad. Una duda tan profunda como la cartesiana es una manifestación de la necesidad que sienten los hombres por entender y hacer suyos los conceptos que se nos inculcan como propios antes de poder siquiera entenderlos y mucho menos hacerlos propios de forma consciente.

Sin embargo también es cierto que además, hay una serie de incongruencias y vacíos que la institución católica con su doctrina no alcanza a cubrir. Todas las dudas naturales que pueden ir surgiendo en la gente, en muchos casos, las condena y persigue y a todo aquel que pretenda cuestionar de manera seria los preceptos eclesiásticos.

La escasez, la falta de servicios públicos integrales, la insalubridad, la falta de medicamentos, las pugnas raciales y las pugnas nacionalistas, y los años que llevan los seres humanos luchando unos contra otros, fortalecen las condiciones para que no exista un concepto tal como la justicia, y mucho menos un sistema de impartición de la misma. Si bien ya existe un esquema de policía y de seguridad, así como la intención de brindar una previsión social, la mayoría de las personas viven en condiciones selváticas en términos de certezas jurídicas.

Sin la intención de redundar, quiero aclarar en este punto, una vez más, que una sociedad a la cual el estado no puede proveerle lo mínimo indispensable para que conviven en paz, estará condenada a mirar a sus habitantes como enemigos, y a hacer todo lo posible por proveerse a sí mismos y a los suyos, insisto, aún por encima de las necesidades de los demás.

La prohibición generalmente estimula el deseo de poseer o realizar el objeto de dicha restricción. La incapacidad de controlar y gestionar todas las áreas de la vida de una sociedad y el deseo intempestivo del ser humano de hacer su voluntad orilla a que los individuos aún por encima de la ley, o de la moral actúen según sus convicciones más profundas o simplemente impulsados por sus deseos más viscerales. Sin embargo el precio de revelarse abiertamente y demostrar una oposición concreta en contra del régimen establecido, en la época de Descartes, era la muerte. Por lo que lenta y gradualmente la sociedad regida por el cristianismo se fue convirtiendo en una sociedad hipócrita, que sonreía en las iglesias y que apuñalaba en los callejones.

El distanciamiento de las leyes tanto estatales como morales de las necesidades de una sociedad, necesariamente obliga a una separación y la generación de un código independiente complementario en donde las personas tienen un mayor margen de acción, siendo que mientras que no se realice una actualización y un consenso entre lo establecido y lo conveniente y lo deseado por la mayoría, el estado no podrá evitar que las personas procedan como mejor les parezca.

El problema de “proceder como les parezca” es que difícilmente se puede tener un consenso, una regulación y una legislación con respecto a las actividades que involucran a más de un individuo, y en casos de controversias y disputas la única solución será seguir tomando el control y la justicia en las propias manos de los involucrados, cabe mencionar que dicha respuesta generalmente es violenta, descontrolada y parcial hacía el más fuerte.

Cuando los individuos dentro de una sociedad perciben a los otros como peligrosos, difícilmente se pueden construir bases significativas para consolidar un desarrollo comunitario. Es cuando la gente no puede confiar en la gente que tiene que cuidarse de ella. La actitud ante el otro entonces se vuelve hostil y competitiva. Se intercambia lo estrictamente necesario y se teme constantemente ante una injusticia o un abuso, siendo esto lo que aleja al individuo de los demás individuos en términos generales.

Por otro lado, la expresión proviene de la necesidad de compartir. Generalmente la expresión se vuelve necesaria cuando existe una acumulación de algo, una compresión, un desarrollo o un sentimiento. Una vez que este se lleva a cabo se comparte, ¿Porqué Descartes decide dudar? ¿Cuál es origen de la duda cartesiana? Propiamente sería imposible determinarlo pero después del análisis que hemos venido llevando a cabo, parece comenzar a dibujarse líneas importantes que van definiendo no sólo la intención de Descartes, sino también la euforia intelectual que existía y las pocas concepciones profundas a las que la gente en general podía acceder, fuera de la perspectiva oficial.

Es una manifestación de la necesidad por ir más allá de los conceptos establecidos y buscar una nueva manera de valorar y construir las cosas, la realidad y al mismo ser humano. Una visión más humana de la realidad e ir cambiando el peso de la responsabilidad de la existencia de las manos de Dios, a las manos del propio hombre, obviamente revelando lo anterior de manera sutil y aún comprobando la existencia de Dios.

Descartes viene a consolidar una idea que se fraguaba sin voz en la concepción de todas las personas hundidas en la soledad y en la ignorancia. La construcción mental que justifica la existencia del hombre por medio de la existencia de su propio pensamiento, libera al hombre de Dios, y de la sociedad misma, le permite tomar su destino en sus propias manos y luchar por las cosas que quiere y que cree. Como lo habían hecho por miles de años pero esta vez tratando de dejar el nombre de Dios a un lado.

No olvidemos que Descartes era un soldado de fortuna y se dedicaba a hacer dinero peleando las batallas de otros. El sentimiento individual y la valoración de los deseos personales por encima de los deseos de la comunidad explican de forma muy concreta como es que el hombre por medio de la individualidad exacerbada alcanza una supuesta realización que hasta entonces nadie se había atrevido a plantear.

A diferencia de mi concepción original sobre que, Descartes había instaurado un sistema de pensamiento hasta antes desconocido, más bien se ha convertido en la concepción de que fue la consolidación del pensamiento de toda una época, que vino a darle voz a esa necesidad humana de seguir justificando su egoísmo. Un enfoque en uno mismo definitivamente permite revalorar la vida y las acciones, pone en perspectiva el valor real de las cosas, del valor del otro y del valor de uno mismo. Sin embargo, no volver a integrarse con la sociedad, el otro y el entorno, nos imposibilita a mirar y nos incapacita a actuar moralmente en términos prácticos.

El ser humano ha venido escribiendo su historia, y las circunstancias históricas han venido escribiendo la historia del ser humano junto con él. Descartes, que era mercenario, poeta, filósofo y muchas cosas más, es el emblema de la duda filosófica, hace una crítica válida a todo lo establecido y obliga a la reflexión de todo cuanto lee sus meditaciones. Es un icono en una sociedad en vistas de transformación, un hombre que está comenzando a romper con lo establecido de manera sistemática y que no se conforma con lo que hasta ese momento se había conformado. Descartes trae una estructura de pensamiento revolucionaria e individualista esencial para que las personas hicieran consciencia sobre sí mismos y su poder. El pensamiento transformador permitió el fin de las certezas autoritarias y por fin dio paso a un sistema distinto, basado en el esfuerzo personal y la acumulación de riqueza, que tampoco vino a traer, en absoluto, mejores condiciones para la calidad de vida de las personas, su desarrollo personal o siquiera una mejora en la expectativa de vida, pero en definitiva era indispensable para alcanzar el desarrollo que hemos podido edificar con el paso de los años.

Bibliografía
René Descartes, Meditaciones Metafísicas (1641).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s