El encanto

Platicando con mis pensamientos sobre el encanto, y de las cosas que pueden encantar, me dí cuenta que nada depende en esencia de nada para ser encantador. Es mejor dicho, la suma de circunstancias al rededor de una determinada situación la que imprime un toque mágico de encanto en la realidad.

¿Porqué la desolación nos resulta tan interesante? Las sensaciones que se esconden detrás de las cosas tienen generalmente un retrogusto desconocido, tan maravilloso o tan tóxico según el efecto de donde provenga pero lo importante aquí más que exclamar un juicio positivo o negativo está en el absoluto desconocimiento de la sensación.

Por lo tanto todo lo que probamos, se queda en nosotros mucho más o mucho menos tiempo del que nosotros podemos controlar. Es entregarse a la incertidumbre por completo. ¿Cuán diferente podría ser tener consciencia de lo anterior o no tenerla? Dado que no se pueden controlar los efectos posteriores lo único que podría brindar la consciencia por sobre la inconsciencia de dicho acto, sería la capacidad de respuesta ante las múltiples consecuencias del acto, que aunque no sé sabe que será y cuanto tiempo estará dicha  situación/ sensación, tendrá previsto diversas estrategias para solventar en cualquier sentido dicha situación.

Sin embargo permanecer indiferente ante dichos efectos posteriores, permitirá una completa comunión con la emoción provocada, dado que no habrá consciencia alguna, se entenderá dicho proceso como mágico, épico o fatal y terrible. No habrá manera de controlar ni prever nada, esto exaltará la experiencia hasta su máxima expresión.

Entonces, ¿La consciencia nos libra del encanto? En realidad no. El hecho de estar listo para afrontar una situación; entendiendo la ambigüedad en el término “listo” como preparado para algo que se desconoce por tanto ¿Cuán preparado o “listo” puedes estar?; en ninguna medida disminuye el impacto en el presente que sólo la acción que acontece en el presente posee. El encanto por tanto es más bien una cuestión personal donde se conjugan condiciones tanto internas como externas, es una alineación de objetos reales e imaginarios en cierto sentido que parece tener un sentido especial, aunque es posible que sea sólo un espejismo, una idea, la sensación de sentirse realmente encantando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s