6 meses en Dubai

Hoy por fin fui a comprar cortinas.

Han pasado mas de 6 meses desde que deje atras la bellisima Ciudad de Mexico. He pasado por distintas etapas emocionales, espirituales y profesionales desde que vivo en el desierto, pase de sentirme completamente aislado y fuera de la realidad, hasta el punto de sentir que me he encontrado a mi mismo y que por fin me encuentro en el lugar que siempre quise estar.

Dubai se esta poniendo brutalmente caliente, el calor hace sentir que puedes desmayarte en cualquier momento, no dan ganas de salir ni de hacer nada.

Pero me siento mejor que nunca, estoy aprendiendo mucho. Trabajar en una Start Up sin propiamente hacer consciencia de ello, ha sido todo un reto, sin embargo cada dia es significativo y complejo, todos los dias se pone a prueba mi capacidad de motivar a las personas, de persuadirlas y al mismo tiempo de mantenerme fuerte y optimista ante retos que me hacen sentir como una moneda de un peso en una cuenta en el Puerto Madero.

Pero ya no me quejo, al contrario, hoy ya la tengo clara. La oportunidad de estar aca, de tener mi propio negocio y de trabajar en lo que me gusta hacer.

No han pasado muchas cosas, o tal vez han pasado demasiadas que ya he perdido un poco la nocion del tiempo y lo que puede suceder en unos cuantos meses. Parece que todo puede pasar en un solo dia.

(Lamento los acentos, aun no se como poner el teclado de mi nueva mac en espa;ol)

Hoy me siento completo. Siento que es solo el principio de muchas cosas que estan por suceder, se que aun soy peque;o en comparacion con la magnitud del universo, sin embargo mejor que nunca entiendo que la trascendencia se mide en funcion de lo que podemos hacer por el universo, por los demas y no por lo que logremos por nosotros mismos.

Me siento tan feliz y tan pleno que me siento en deuda con todo y con todos, es mi deseo hacer un esfuerzo por tener un impacto significativo en las personas que me rodean para que encuentren el camino hacia sus sue;os.

No puedo pedir mucho mas, estoy en paz conmigo y las personas que amo. Estoy aprendiendo a controlar mi caracter, desarrollar mi voluntad, cuidar mi salud y compartir mi vida con alguien. Siento que la vida es un proceso que se termina con la muerte, tal vez nunca llegue a donde quiero, pero mientras este vivo caminare en esa direccion.

El mundo se transforma profundamente cuando uno esta dispuesto a entender y a aceptar el orden del universo, aprender a escuchar el ritmo del mundo, mirar como todo se forma a traves de nuestros ojos.

Estar despierto.

Two months in Dubai

Querido diario:

Llevo un poco más de dos meses viviendo en Dubai, no me gusta.

Soy optimista y veo muchas cosas buenas que pueden emanar de vivir en esta región del mundo. Sé y siento que es un lugar que ha estado habitado por hombres por muchos años, se siente en el ambiente y en las miradas de los locales, la perpetración y adopción de muchos de los vicios humanos, de entre ellos destaca la depresión y el egoísmo.

Sin embargo son pocos los locales. Este lugar esta lleno de la vitalidad que fluye de los sueños de los que llegamos a esta tierra en busca de nuevos horizontes. La ambición es el primer motor de muchos, por eso se siente tanta vanalidad. Otros sólo quieren sobrevivir y llevar algo de sustento a quienes viven en la miseria asiática y africana, de ellos proviene la esperanza y el deseo de hacer nuevos amigos, de ahí vienen las verdaderas sonrisas, son personas de confianza y con corazones buenos, generalmente explotados intensamente por el capitalismo y los amos blancos.

Esta tierra no es de árabes, el único que manda en estas tierras es el dinero.

Salir a la calle sigue siendo un hermoso espectáculo de diversidad, de belleza en todas sus presentaciones y un carnaval de idiomas y expresiones, del que honestamente cada vez comprendo más pero entiendo igual o menos.

Ya distingo entre el arabe y el hindi, aún no entre el árabe y urdu; distingo con claridad el aleman, el frances, el italiano, el inglés de Londres, el de Liverpool, el de Escócia, el de Irlanda y el de Sudafrica.

Mientras escribo esto estoy en el metro camino a WTC a una cita con una Agencia. Frente a mi hay un hombre asiático vestido de arabe y con gorrito turco, junto a él un hombre moreno árabe con sandalias y un portafolio. En el costado izquierdo una hermosa mujer árabe cubierta, pero con ropa de colores, un par de niños y otra mujer que debe ser su madre; más a la izquierda un grupo de chicas de España o de Argentina, no estoy seguro aún pero hablan español, del otro lado muchos hombres de baja estatura principalmente hindus, de Bangladesh y también de Filipinas.

Una chica muy hermosa de tes morena, ojos enormes, cabellos rizados todos estirados por un chongo está escuchando sus audifonos y mirando hacia afuera a través de la ventana. Los idiomas escandinavos en el horizonte que no puedo mirar sugiere algunas mujeres bellas que no tendré el gusto de mirar.
Se parece al metro del DF, casi todos miran al suelo y se muestran ausentes de su presente, zapatos bien lustrados y sandalias, camisas fajadas, cinturones y portafolios. Más hombres que mujeres.

La presentación de hoy fue un éxito (la primera cita del día de hoy), se quedaron rapidamente sin preguntas y no cuestionaron uno sólo de los elementos presentados. Acordamos revisar juntos los sitios y espero en verdad que podamos trabajar juntos. El equipo lo compone un egipcio, un árabe y una serbia.

«Doors closing»
En todos mis sueños siempre estoy a punto de fumar marihuana, pero algo sucede. Siempre estoy en México aunque siempre de manera transitoria, sueño con toda la gente que extraño, a veces en roles que no son su realidad. Siempre suceden cosas increibles, usualmente voy a los mismos lugares, lugares que cuando despierto sé, que al menos en este mundo, no existen.

Siempre quiero seguir durmiendo, mis sueños son increibles. Lo primero que miro al despertar es el desierto por mi ventana.
Tengo un poco de tiempo asi que me sentaré en el lobby del Fairmont Hotel a terminar de escribir este texto.

Estoy muy contento de poder escribir, me da placer cuando surge la necesidad y no me puedo detener, el otro día me recordé que quiero escribir películas, y me dió gusto sentir que aún mantengo el deseo.

El trabajo es bastante horrible, pero hay personas valiosas que me hacen seguir adelante, sé que tengo la capacidad y la obligación de hacer de ese entorno un lugar mejor. Confieso que me emociona hacer propuestas y exponerle a las agencias, hacer su trabajo con gusto para no tener que estar todo el día en la oficina.
El equipo de rugby es una bendición y una perdición, el otro día en un Bar en el Financial Center nos tomamos como 10 Jagger Bombs, recuerdo que pasé un par de horas muy felices y luego no recuerdo nada más, afortunadamente desperté en mi cama.

Apararentemente me cambiarán de depa a JLT o tal vez solamente lleguen unos argentinos a habitar lo que hasta hoy ha sido mi apartamento. Pues enhorabuena que venga la convivencia.

No he salido mucho, y paso mucho tiempo en el trabajo, voy a casa, duermo, despierto, trabajo, cocino, limpio, entreno, duermo, y asi más o menos pasan mis días.

Algunos días estuve muy triste y me regañaron en mi trabajo, no por estar triste sino por perder el tiempo.
Hoy todo esta bien y no me quiero detener en las emociones que, con la belleza del presente, se diluyen lentamente. Siento mucho amor que viene de muchos lugares distintos y me alimenta el alma y me da fuerza para seguir. Sé que voy a seguir hacia adelante y que cosas más grandes que mi comprensión se acercan a mi vida.

Es mentira que todas las patrullas aquí son lamboghinis.

Me gustaría escribir más y producir videos para DF Producciones, muy pronto compraré mi nueva Mac y lo haré por las noches.

También iré al gym y ya no seré el enano del equipo. Aunque Danny Rapello también es un enano y anotó dos tries con los 1’s el juego pasado, ya veremos como va eso.

Por el momento se viene el finde y yo sólo quiero leer mis textos de Filosofía en México, y si, sigo en la UNAM, todo lo hago online, bendita tecnología.

Me deparan muchas aventuras, por ahora debo ejercitar la paciencia, y la constancia, control sobre mis emociones y apreciar intensamente lo más diminuto de cada día, porque ahí está todo lo que tengo ahora… Y bueno en realidad siempre.

Busquemos algo de comer 🙂

(Todas las fotos son del mismo día, de la zona del WTC, Dubai)