Si al amor

Esta bien amar mucho. Si está bien expresar tus sentimientos, ahora que nos encontramos encerrados se hace tan evidente para muchos. Que bueno que todo está cambiando, que bendiciones que trae la vida cuando tiene que ser sacudida. Por eso la única medicina universal que nos va a curar de toda ambición destructiva es, y será siempre el amor.

Tengamos la paciencia de conocernos sin máscaras y sin prisas, sin compromisos y sin expectativas, más de la buena voluntad que del interés que representa el ideal que te estás imaginando, ese que luego conlleva a la realidad que hoy estamos viviendo. 

Entender que amar significa desear genuinamente la felicidad del otro y de todo. El genuino deseo de que todos puedan estar felices y en paz, si es que eso existe…

La ideología posesiva sobre las personas es algo que se está borrando de la convivencia actual en muchos de nosotros y esto demuestra, que hay mucho más dimensiones y más capacidades de convivencia humana, más allá de la visión tradicional del modelo familiar de desarrollo humano, que ha demostrado ser opresor, traumático, machista y violento. 

Explorar maneras de convivir que permiten la libertad, la plenitud, que alienta la experimentación y no limita la convivencia a una exclusiva convivencia entre dos. Los límites actuales llevan a las personas a actuar de manera egoísta por una represión prolongada de los propios deseos. Una doble moral que nos encadena.

Es sólo mi opinión, pero una vez que se llega a un arreglo que respeta a todas las personas, entonces no hay límites entre lo que podemos sentir y conocer al lado de un grupo de personas que tienen los mismos deseos que nosotros de experimentar un nivel de consciencia menos destructivo y más amoroso.

Las necesidades reales que emanan del estar vivo son más simples de lo que nos hemos esforzado en reconocer. Ahuevo queremos plasmar en la realidad algo, todos queremos dejar nuestra huella, tener nuestra casa, nuestra camioneta, nuestros hijos, todo lo que nuestros deseos y nuestra mente nos permitan imaginar, porque satisfacer nuestros deseos es lo más importante, o ¿No? 

Si abandonáramos nuestra misión de “cambiar al mundo” que en realidad solo estamos replicando los modelos actuales de acumulación de poder y recursos para dominar y explotar a una parcela de nuestros hermanos humanos, las tierras y los frutos preciosos que de ellas emana.

Siento que no es desear menos, sino desear mejor. Las cosas que realmente van a llenar nuestras almas y nuestras vidas se encuentran ya muy cerca de nosotros, sino es que ya existen en nosotros mismos. Un balance entre la actividad humana y la convivencia natural puede permitir que los seres humanos continúen su camino en paz y con calma.

Un mundo con menos violencia, y menos figuras únicas de autoridad, mayor respeto por la educación de los niños y su capacidad mental, ambientes libres de abuso físico y psicológico, procreación consciente y responsable. Consumo necesario, consciencia plena, lo que implica una evolución que sólo será posible si empezamos por nosotros mismos.

Namaste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s