De las lecciones de Pachamama

Me tomó dos sismos comenzar a entender.

Esta alerta constante que vivímos hoy,  a 4 horas del segundo temblor de 6.1 en México hice la siguiente reflexión.

Así es la vida todos los días. Todos los días hay situaciones que nececitan nuestra atención, e incluso un extra de nuestra concentración, esfuerzo físico, recursos materiales. También, todos los días salimos a la calle deseando volver y que nosotros y los seres que más amamos, se encuentrén bien, felices y en paz.

Todos los días hay noticias pero hoy, nos interesa que está pasando. Queremos ser parte de eso que se llama México y nos necesita. Si encontramos una propuesta política que consideramos buena para la sociedad, inmediatamente nos sumamos todos, porqué hoy más que nunca queremos hacer algo, nos queremos salvar y estamos intentando salvar a todos los que podamos. Hoy le exigimos a todo y a todos que se haga lo que se tiene que hacer, por sentido común, por amor.

4 días sin dormir me tienen bajo una ansiedad que no sentía desde mi godinato, y lo odio.

Ser optimista y huevón es como ser político. Así que entendí, que tenemos que actuar, hace muchos años que era nuestro momento de actuar, pero hoy ante el desastre, estamos actuando, “¡Mira mamá, sin manos!”

Hoy todos despertamos a fuerza, ya se nos movió el piso dos veces, el mismo día que hace 32 años y la misma voluntad de ayudar, de extenuarse, de dar la propia vida, por rescatar a los damnificados. Nos damos cuenta lo que realmente es importante, por primera vez en la calle no veo nacos, ñeros, fresas, viejas buenas, pendejos, mirreyes… hoy sólo hay personas, que se miran a los ojos y se preguntan si necesitan ayuda. Ayer hablé por Twitter con alguien que nunca había visto en mi vida y cuando nos encontramos en persona fue como si entendiéramos todo sin una sola palabra.

Cheque en el realidad, esta situación está en nuestras manos. Todo el planeta de los humanos, o al menos gran parte de él tiene los ojos puestos en nosotros. Todas las buenas propuestas en los derrumbes y en los centros de acopio han sido respaldadas y difundidas como leyendas. El liderazgo y la buena voluntad están haciendo camino de ayuda para los que los necesitan y se siguen creando nuevos.

Mexicano, mírate en el espéjo y regálate una sonrisa, un agradecimiento porque a manos llenas o vacías, en el lugar que te encontráras, desde las manos hasta el estómago aquí seguimos, asustados, intranquilos y con la vida en la mano para hacer lo que sea necesario para que todos estemos bien felices y en paz.

Si te tomaste selfies, estorbaste, robaste, o te aprovechaste de la situación, este mensaje no es para ti, tú no eres mexicano y vamos por tí.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s