La gente y lo que aparenta.

Cuanto más intento explicarme cosas, más confuso parece el actuar de los demás. Por un lado me dí cuenta que la intranquilidad que sentí en los últimos días, se debía principalmente a mi percepción sobre mi mismo y sobre como destinaba el tiempo de mi vida. Así mismo la ausencia de un plan claro, definido y limitado, me provocaba una sensación de constante incertidumbre que me hacía evadirme de cualquier forma. Así viví algunos días en este extraño, pero común, círculo vicioso.

Finalmente gracias al apoyo de mis amigos y la reflexión, encontré las anteriores conclusiones y me aboqué a ordenar mi tiempo, planear mis días y priorizar actividades, así como definir un plan de vida y carrera en el corto, mediano y largo plazo.

A raíz de dicha decisión, todo se siente mejor. Estoy más tranquilo, feliz y productivo.

Paradójicamente, me siento más cómodo conmigo mismo, y ligeramente incómodo con los demás.

Noté que su forma de hablar en general es superficial y vana. Supongo en una primera instancia que no tendrían nadie porque revelarme sus más profundos secretos, ni siquiera sus sinceras opiniones, sin embargo, cuando me he visto envuelto en situaciones en las cuales, las personas abierta y libremente expresan sus opiniones sobre temas que conciernen a diversos temas de la vida cotidiana, y situaciones humanas, entonces si que me extraña la vanalidad, la desorientación, la falsedad, la ignorancia de si mismos, pero sobre todo la intención de aparentar.

Entonces me siento más confundido, ¿Será que las personas no tienen la confianza de ser honestas? o ¿Es en realidad que la gente no tiene idea de quien es, que hace y por eso el mundo es caos sin control?

Las personas que viven sin reflexión generalmente creen que se conocen y que reflexionan, que es lo más extraño. La gente se jacta todo el tiempo de tener un dialogo interno, objetivos claros y hasta vidas felices, sin embargo el conjunto de sus actitudes las contradice, las descubre ante los ojos sensibles de la gente honesta que no tiene nada que ocultar.

Y no hablo de perfección, dudo que alguien se entienda por completo. Hablo de honestidad, de transparencia, la gente está tan acostumbrada a mentir, que incontrolablemente se condena a mentirse a sí misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s