Burning down da house

Debo reconocer que hasta ahora me he mantenido en la delgada línea que separa lo inútil y lo ñoño. Creo que no he sido un agente revolucionario en mi entorno virtual y creo que es momento de tomar con ambas manos este pintoresco retrato de una ancianita sonriendo y prenderle fuego para que arda en llamas en la sala de la casa de dicha ancianita.

Porqué seamos honestos la poca gente que lee se encuentra atrapada en una ñoña oferta de contenidos sesgados o por la estupidez o por la censura, por los intereses económicos o políticos, son pocas las personas que hablan libremente sobre sus propias pendejadas.

Pero supongo que es un proceso y lentamente iré sintiendo la furia mientras siga viviendo bajo circunstancias que me enferman y me trastornan, veo con admiración y cierto pánico como los pensadores de mis tiempos se exacerban con los años o se vuelven unos malditos pusilánimes. En ambos casos alcanzan un importante reconocimiento.

Así que lo mejor será perder la cordura y simplemente tomar todo eso que está demás e incendiarlo, ¿ Alguien tiene un encendedor?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s