Sobre el vacío momentaneo, la espera y el miedo a uno mismo

Generalmente con un poco de escribir se liberaba esa sensación de inexpresión, además, se aclaraban las cosas al tiempo que el deposito de pensamientos agresivos, lastimeros y recurrentes se resbalaban como la pasta de dientes por el lavabo. El hecho de que en esta ocasión no haya sucedido como lo describo con anterioridad me invita/obliga a abundar en esta sensaciones.

Cuando estoy en un estado inactivo sano, sólo pensamientos prácticos y simpáticos cruzan mi mente, el problema es cuando este periodo de inactividad es provocado por la espera. Normalmente al esperar se tiene la total certidumbre de que no se controla en absoluto el tiempo que uno está esperando, por esto nos sentimos (me siento) un tanto comprometidos a no pensar en algo a profundidad por el miedo a tener que abandonar nuestro pensamiento inconcluso.

Estoy seguro que en realidad es mucho más sencillo que lo anterior, sin lo que anterior pierda todo su valor, si creo que es más bien un grito de auxilio más que una descripción coherente de una situación. El punto importante que es esa sensación de incomodidad, de desear estar en otro lugar pero tener que estar ahi esperando, es extraño, incomodo, se siente como un lugar muy apretado, o una reunión con personas que no te conocen y además no te sientes bienvenido.

En realidad estos instantes se vuelven un lienzo en blanco para que las inseguridades y miedos se dibujen a placer, lo cual es bueno y malo, es interesante ver todas las cosas que sientes y como se explican unas a otras, te das cuenta de lo fragil y de lo primitivo/maduro que eres o no eres. Por momentos te puedes sentir orgulloso y por otros te sientes infantil, es increible como en cuanto comienzas a decir tus pensamientos en voz alta, los pensamientos infantiles suenan a bromas y los pensamientos inteligentes suenan a poesía o a canción.

Es hasta el momento que aclaras las garganta y te vuelves a adueñar de tu tiempo sea porqué la espera se acabo de manera abrupta, o porque has fijado un tiempo de espera virtual en tu cabeza, o simplemente porque el espamo temporal duró lo suficiente para arrojar una conclusión medianamente aceptable o se volvió una profunda revelación, que todo se vuelve algo positivo y una experiencia de vida interesante, siempre es y será espeluznante mirarse desnudo en un espejo, y escucharse sinceramente a uno mismo y de forma amoral, pero es el único…

 Lo siento, me perdí. Ya debo irme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s