Flores – Arthur Rimbaud

Desde una grada de oro – entre cordones de seda, gasas grises, terciopelos verdes y discos de cristal que se oscurecen como al sol el bronce -, veo abrirse a la digital sobre un tapiz de filigranas de plata, ojos y cabelleras.

Piezas de amarillo oro sembradas sobre ágata, pilares de caoba sosteniendo una cúpula de esmeralda, ramo de blanco raso y varas finas de rubí rodean la rosa de agua.

Similares a un dios de enormes ojos azules y formas de nieve, mar y cielo atraen a las terrazas de marmol a esta multitud de jóvenes y fuertes rosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s