2010

Presos del tiempo,
condenados a seguir,
aún en la muerte,
los vivos nos llevan con ellos.

Rezagados en el pasado,
anhelando el futuro,
gozando o malgastando el presente,
nos sentamos todos a comer.

Entre promesas y disculpas,
se liberan o se hunden los remordimientos,
entre lágrimas y abrazos,
se sueña con despertar de algunas pesadillas.

A gritos y en consejos,
entre bromas y palabras de aliento,
se nos van los buenos deseos,
por el miedo a decir te quiero.

Somos como estrellas,
y nos cubrimos de artilujios,
jugamos a brillar un poco más.

Unos se levantan por última vez,
otros nos preparamos para caer,
entre bridis, versos y canciones,
los niños se van a la cama.

¿Qué nos cuenta el tiempo?
¿Qué nos dice el pasado?
¿A qué nos sabe el presente?
¿Que tan frio será el futuro?

Pero que suenen las copas,
unas contra otras,
y las gargantas bebiendo,
que se está acabando el tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s