Desde el silencio

No supo cómo despedirse en ese momento.

Apenas unos ruidos de motores se escuchaban en el predio de junto,

docenas de caballos cruzaban frente a la propiedad de

Javier Torres, el hombre que se había mudado recien,

al tranquilo pueblo de Tapachula.

Tomó sus cosas y en silencio trato de atravesar la sala,

en donde todos dormían y aún había vasos servidos y

alguno que otro cigarro quemándose lentamente.

Mucho se habló de ese día que Estela tuviera que tomar

otra vez el camino a la ciudad, esta vez sin el pequeño

Mauricio, pues necesitaba tiempo completo si quería aprovechar

una nueva oportunidad en la estación de radio.

Con mucho esfuerzo, pero sobre todo mucha pena,

hecho a andar hasta la parada del autobús desde donde habría

observado todo, por un ultima vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s