9 meses en Dubai

Hoy se cumplen 9 meses desde que llegué a estas bizarras tierras árabes y me encuentro haciendo maletas.

Más allá de la experiencia en Dubai este mes de Agosto ha sido un profundo parteáguas en mi vida pero sobre todo una excusa para cuestionarme todas las cosas que conozco, las posibilidades que tengo y lo frágil que es la realidad y sobre todo la estabilidad.

Este mes tuve la oportunidad de conocer Mumbai, India; uno de los lugares más mágicos y llenos de vida que he conocido en mi vida. Me cuesta entender como es que el mundo es tan grande y tan pequeño a la vez, sentí como si hubiera estado por ahí antes, la familiaridad de sus calles me pareció acogedor y hermoso.

Pude fumar después de casi 5 meses y fumamos intensamente por 5 días sin parar, por eso tengo imágenes grises de la India, pero increíblemente bellas, sensibles y llenas de amor.

Conocí a Ganesha y su espíritu y me explica cosas mientras duermo. Le hice un pequeño altar que desde hace unos días me está multiplicando el dinero y los pensamientos extraños.

Cuando regresamos a Dubai, con bríos frescos y felices me encontré sin entender porqué silvando una hermosa canción de Alan Parson’s Project llamada, “Eye in the sky”. Aún sin saber su nombre silvaba la canción sin parar, lo que cabreó a mi ex jefa al grado de gritarme, a lo que respondí exigiendo respeto, lo que a una persona con complejo de inferioridad, enferma de arrogancia y sin las habilidades de comunicación para resolver problemas le resultó inmanejable. Estoy seguro que fue mi tono calmado y resuelto lo que más la enfermo y le hizo sentir que el piso en el que cimentaba su autoridad se volvió finas arenas.

Al día siguiente me despidió. Una fortuna que haya dejado el pasaporte en la oficina del día anterior que habíamos vuelto de la India pues así pudieron a cancelar mi visa desde ese mismo día. Aunque impactado por la resolución, no podía ocultar mi felicidad, no sólo dejaría de trabajar para una de las personas menos capaces en términos profesionales y personales que haya conocido, sino que tendría la oportunidad de ver nuevamente a mi familia y amigos, y dedicarme de lleno a mi proyecto. Finalmente hacer lo que amo.

Le dije a mi novia y ella decidió dejarlo todo y venirse conmigo. Ahora están listas las maletas para irnos a Colombia y luego a México.

Sin embargo si esto no fuera suficiente, ya con todos los muebles vendidos y las maletas hechas, uno de mis clientes solicita reunirse conmigo y me ofrece un trabajo, “no queremos verte como un empleado” me dice, “aquí no hay jefes” y así surge una nueva posibilidad de estar nuevamente trabajando en Dubai a partir de ya! Aunque insistí en que me tomaría un mes de vacaciones, yo quería mes y medio.

Llevo una semana en el limbo, despierto tarde y me duermo más tarde. Por fin mi novia me tomó esa foto en frente del Burj Khalifa a la que me resistí con todas mis fuerzas a tomarme. Aunque me despedí de mi equipo de rugby no veo la hora de volver a entrenar a ese nivel de intensidad.

Estoy esperando la confirmación del nuevo trabajo, que me confirmen mi vuelo a Bogota y me devuelvan mis papeles junto con el cheque de mis comisiones y mis últimos días laborales, ya tengo listo mi avión de Bogota a la Ciudad de México, y estaré por mi tierra el 11 de septiembre, justo para el cumple de mi mejor amigo y de mi mamá.

No sé que me depare la vida en estos meses, todo cambia cada día, cada instante, cada vez que uno planea algo, algo nuevo surge de manera inesperada. Sé que tengo a alguien con quien seguir teniendo estas bellas aventuras y mucho más. Voy a besar a mis padres y abrazarlos, comeré tacos de canasta, de carnitas y de suadero… Tal vez no en ese orden.

Hay diferentes maneras de entender el fracaso y el éxito. Hasta ahora ninguna visión conocida me satisface, este desierto lleno de todo y de nada al mismo tiempo no me parece por mucho a lo que deberían aspirar las sociedades modernas. Aquí existen ciudadanos de segunda clase, muy al estilo de la esclavitud, pero apelando a una necesidad real de las personas que lo asumen de manera cuasi voluntaria, es una pesadilla en términos humanos, sin embargo es una pesadilla mucho peor en los países latinoamericanos y asiáticos.

Si, usted no ha tenido la oportunidad de viajar, de una vuelta por los barrios pobres de su comunidad, vera que sus ojos mirarán las miradas de las Filipinas, India, Sri Lanka, Thailandia, Colombia, México, Argentina, Chile, Perú…

Por lo demás no sé… Dubai es una economía de oportunidades, en dirhams nada se ve tan imposible, pero si te gusta la calidez humana, la comodidad de un clima templado y el placer de comer rico y variado a un precio moderado, no se acerque le puede resultar áspero este territorio.

Hoy sé que si todo sale mal, al menos me tengo a mi mismo… Y estoy muy feliz conmigo! así que está chido. Ahora no sólo me tengo a mí, sino a mi novia… Así que algo debe estar saliendo bien.

Me estoy acostumbrando a que mis cosas quepan en no más de dos maletas, y sé que aún hay muchas cosas que podría dejar… estoy trabajando por no tener nada, no necesitar nada y tenerlo todo.

Aún mucho por aprender, muchos segundos, muchos días, muchas reencarnaciones… así que a respirar profundo y disfrutar con calma.

Un comentario en “9 meses en Dubai

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s