Por la sonrisa que no tenía

Como una colección de momentos estúpidos,
pero estupidamente graciosos,
como ver caer una charola llena de platos directo al suelo.

caminamos por lugares,
que se vuelven momentos,
como los cuentos de la niñez,
cuando se leen de viejo.

No traje nada decía,
no tiene tiempo decían,
no se como explicarte,
me habían dicho.

Pero no te quedes mirando sólo esa ventana,
si la construcción completa,
más en el detalle que en su belleza,
transforma el aire que le rodea las esquinas.

Cuantos nombres que no conocía,
se descubren ante mi cuando recuerdas,
es tan simple cuando tú lo dices.

Esto que me pasa contigo no tiene nombres,
no se describe en palabras porque no existía antes.
No de ti o de mi, sino de todo.

Quiero regalarte algo que te envuelva por dentro y te haga explotar.
Aunque me quede sin ti.

Siento que te odio y te desprecio, pero como algo bueno.

Siento que te amo y que te necesito, pero más como un impulso incoherente,
que un sentimiento.

Creo que no necesito cambiar nada,
porque su exacto desequilibrio actual,
me resulta muy interesante todavia.

Preocupa el hecho que el mundo se detenga de repente,
y entonces me quede atrapado en un mundo sin ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s