Permiso para escupir

En el tiempo que transcurre entre días y noches es muy similar al que transcurre entre noches y días… Existe sin embargo una reacción distinta cuando oscurece, a cuando el horizonte se ilumina.

Sin tener esto que ver con nada en especial, me gustaría abundar en lo siguiente:

La realidad es más construíble de lo que la gente se permite pensar. La consecuencia sobre esta omisión general resulta en una generación inconsciente de la realidad con la posibilidad de juzgarla desde la metafísica posición de la fe. La gente se cree que es gorda porque le han hecho una maldición o que no encuentra trabajo porque el universo conspira contra él/ella.

La verdad es compleja e inmanejable, sin embargo hablemos de cosas pragmáticas. Existen personas que trabajan duro día con día, se levantan temprano, se ocupan y se mantienen activas. Generalmente este tipo de personas llegan más lejos que quienes se permiten dormir un poco más, cambiar varias veces de carrera y de vocación en general que se toman la vida, digamos, con más calma.

Sin calificar esto como bueno o malo, invariablemente en algún punto de sus vidas, la gente tiende a preguntarse, sobre todo la gente que no suele pensar con regularidad, ¿Cómo he llegado a estas circunstancias en mi vida? ¿Qué he hecho para merecer esto? ¿Porqué no tengo todo lo que siempre soñé? y en realidad las preguntas pueden ser tan diversas como infinitas, pero todas estas preguntas comparten un mismo trasfondo: Existe una disonancia profunda entre la realidad y la vida que creen soñar.

Yo digo, “Bullshit!” El mundo no necesita que además del daño que colateralmente le provoca nuestra existencia al ecosistema natural, (entiéndase: basura, contaminación, desechos orgánicos e inorgánicos, consumo de recursos, energía, papel, alimentos, etc.) sentir que el universo conspira contra nuestros sueños. Nos pone en un papel ridículo frente a nosotros mismos, claro que si no tenemos la capacidad de afrontar nuestra actividad cotidiana para transformar nuestro presente, no me sorprendería que no sintamos vergüenza alguna frente a nosotros mismos y frente al tiempo que tenemos de vida.

Creo que un tema sobre el cual es prioritario evangelizar es: la responsabilidad individual  sobre la vida personal y el micro entorno (familia, pareja, amigos, colaboradores de trabajo, etc.) y la importancia de actuar en congruencia con los deseos y aspiraciones. Pues cualquier otro comportamiento que no concuerde con los propios deseos, generalmente conduce al abandono de uno mismo y la mecanización de la vida. Queda de más decir que la gente odia sus vidas en silencio después de un tiempo.

Por otro lado, la ausencia de pensamiento crítico podría, en algún momento, dejar en una especie de deriva a las personas que no piensan y entonces la experiencia de vivir se vuelve una burbuja ilusoria donde las personas sonríen y gozan que alguien les ofrezca un hilo conductor. El problema es que al estar ligados todos los estímulos, tanto mediáticos como sociales, a la obtención de fines específicos, la gente tiende con el tiempo a sentirse sola y abandonada. Lo cual es muy normal, pues la convivencia y los sentimientos nos son características predominantes en las relaciones humanas modernas.

En fin, pienso que no hay remedio ante la ceguera que provoca la apatía, el que no quiere ver es infinitamente más ciego que el que no puede ver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s