Sin rumbo

Como una prisión con paredes hechas de ti,
Las horas de pensarte no permiten descanso,
ni para dormir un poco.

Entre más lágrimas te lloro,
más lejos te vas,
mientras más lejos me quieres mandar,
más cerca que nunca estamos.

Odio que tengas el valor de dejarme,
no soporto aceptarlo y entenderlo,
ojalá no entendiera nada.

Caminar sin rumbo por una calle oscura,
escapar de los miedos internos,
enfrentando al mundo sin escudo,
para saber que sienten otras cosas.

Pero el rumbo que no quieres tomar,
la respuesta que se niega así misma una y otra vez,
y que no deja de ser evocada,
hasta en silencio retumba le pregunta.

Y tú que no bailaste lo suficiente conmigo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s