Se pierde

En los efímeros brazos de la ilusión,
descansa un pequeño niño,
sujeta su lonchera en una mano,
y sus ínfimos sueños en el corazón.

Un niño atrapado en un mundo,
en todos nosotros,
la voz en nuestra cabeza,
el orden inexistente que pensamos existe.

Y entre tanto,
y entre todo,
simplemente se pierde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s