Porque no estas aquí

Con la inonencia que un niño llora a su madre,
con el deseo ferviente de estar,
con la tristeza inmesa de perderte,
con el dolor eterno de pensar.

Muy tarde para arrepentirme,
muy tarde para llamar,
muy pronto volver,
muy duro jamás regrear.

Tal vez sea sólo el tiempo,
tal vez el destino una lección,
tal vez seamos los dos ciegos,
tal vez regreses otra vez.

Sin miedo de llorar amargamente,
sin tiempo para pensar una vez más,
sin remedio perdiendome en tí,
sin rumbo en busca de ese eterno nosotros.

Porque en tu ausencia me enamoras más,
porque pensandote me haces falta,
porque al recordarte te extraño,
porque no estas aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s