Y me gusta lo que veo

Un niño que pregunta demasiado a su padre,
otro que no sabe responder ninguna de mis preguntas,
y se encoje, con modestia, de hombros.

Gente con la mirada triste y profundamente ausente,
rostros de hartazgo y resignación,
amores distintos, parejas no convencionales,
amigos de ocasión, conversaciones intensas,
e innecesarias.

Temas triviales hechos discusiones esenciales,
o al menos discutidos como tal,
un cigarro de hashish en la cama,
poemas en otra lengua,
compañeros de historia.

Y me gusta lo que veo,
enfermos mueriendo de salud,
amigos inseparables,
apoyo incondicional,
el sinsentido de pensar demasiado,
un camino nuevo por el mismo sendero.

Y me gusta lo que veo,
precariedad provocada e inevitable,
sueños de grandeza,
ganas de estar allá,

Y me gusta lo que veo,
los nuevos ojos de un recien nacido,
la misma vida pero esta vez,
con los ojos abiertos.

Todo tan igual,
tan indiferente,
la importancia relativa de mi mismo,
reducida a mis ganas de vivir.

Y me gusta lo que veo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s