Pero

No voy a limpiarme las lágrimas por que mis ojos exigen llorar,
Pondré ambas rodillas en el suelo como señal de que me he vencido,
Las intensas punzadas en mi pecho laceran mi orgullo y mi valor,
Mis pensamientos hinchados claman por clemencia.

Pero saben que no la merecen.

Acepto de pie ver la sangre salir de mis entrañas,
Sin titubeos entiendo que el daño causado exige reparo,
Me tiemblan los labios y muere en mi lo que pudo ser,
Mi alma grita de terror al pensar que todo puede desvanecerse.

Pero la posibilidad sólo existe a consecuencia de mis actos.

Es tal mi pena que todos mis planes podrían quebrarse,
Lloro tanto en silencio que mi razón practicamente es muda,
Partes de mi se caen a pedazos y ya no puedo levantarlos,
Cambie la comodidad estable, por el vacío intempestivo.

Pero soy miserablemente libre.

Mientras esta piedra siga girando,
Me llevará cada vez más cerca,
O más lejos de todo.

Pero siempre, mientras viva, me llevará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s