La frustración de un artista

Ayer me levanté con la idea de que aquel artista seguía pintando. Y no es que me levante día a día pensando en eso, pero si lo veía todas las mañanas antes de irme a trabajar, bajar por algo de comer a la cocina. Sin embargo los sucesos que se desencadenaron en la casa han hecho que la pintura se vuelva inolvidable.



Todo parecía muy normal, hasta ese momento, nada fuera de lo común. Un artista haciendo un trabajo impago, al parecer por el simple placer de crear o por el cariño hacia la dueña de aquella recamara, quienes no sólo compartían la ciudad de origen, sino por lo que pude apreciar en dicha convivencia, parecían ser grandes amigos.
Así pasaban los días, él pintaba con calma y dedicación y ella lo trataba lo mejor que podía. Día tras día, el artista parecía tomar demasiado tiempo y ella empezaba a perder la paciencia. Pero no pasaba nada, hasta esa noche.
Como cualquier noche de primavera ella decidió salir y divertirse y cuando regreso, cual fue la sorpresa del artista que aquella noche ella no dormiría en sus brazos… Después de horas enteras de dedicado trabajo en los últimos detalles, el artista debió estar emocionado, probablemente en su cabeza había millones de ideas sobre el futuro, la cara iluminada y agradecida de ella mirando con admiración la pieza de arte, que además de ahora en adelante le acompañaría por el tiempo que ella viviera en esa habitación.
Probablemente imagino las risas, los besos, las caricias, música, vino y fiesta… tal vez tuvo suficiente tiempo de ir más allá y hasta haya danzado con la silueta imaginaria de la mujer que esa noche, dormiría en otros brazos.
Sin poder tener certeza de lo que sigue, el hombre debió enloquecer.
Tal vez, en silencio ardió por dentro, quizás, por unos instantes estuvo a punto de llorar, caer en sus rodillas llorando y sintiendo pena por sus románticas ilusiones que en su cabeza parecían reírse de él.
No lo sé, pero en algún punto tuvo que reconstruirse, tomarse así mismo de nuevo y recomenzar, esta vez con más pasión que nunca, con tanto esfuerzo y dedicación que lo que había tomado 5 días se pudo terminar en sólo unas horas. La bella escena cobró el realismo y la fuerza que no había encontrado el artista en la melodramática mirada de su modelo imaginaría.
No sólo cobró fuerza, sino furia. Unos ojos diabólicos y fijos, una lengua escarlata y desbordante llena de sangre, como si recién hubiese devorado con voracidad el corazón de nuestro desconsolado artista.
Y así en medio de las sombras nadie le vió marcharse.
Poco tiempo después, y ante los ojos inéditos de todos los habitantes de la casa, se reveló una joya de la transformación, una pintura que emanó de los más profundos sentimientos de un artista eufórico, tal como son los sentimientos de los seres humanos. Que dejó enmarcada en una pared, lo que todos, podría casi asegurar, hemos sentido alguna vez. 
Que ira y que miedo se puede dibujar en la pared de nuestra habitación. Alguna vez escuche decir que: si quieres hacer reír a Dios, le cuentes tus planes.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s